martes, 26 de abril de 2016

Yo me perdoné hace tiempo.


Voy a sincerarme conmigo misma, ojalá nunca leas esto.

Te mentí. Muchas veces, la mayoría mirándote a la cara. Te mentí al conocerte pensando que era la única manera de quererte, quizás de que me quisieras tú. Te creíste mis mentiras porque una sonrisa es un disfraz y los ojos un espejo en donde hay una claqueta anunciando el fin. 

3, 2, 1.... 

No te quise nunca, pondría la mano en el fuego y sé que sentiría frío. Jamás me quisiste tú a mí, me metería en un bosque en llamas y saldría ilesa al jurar esto. Voy a empezar la siguiente frase con lo que nunca fuiste: Mi amor, nadie ha ocupado aún tu lugar porque nunca tuviste uno. Ojalá te sirva de algo saber que el dolor de tu muerte no llegó al quinto día. Ojalá te sirva de algo saber que el sexto alguien hizo de mi estómago un circuito de alta velocidad y apenas tardé dos segundos en dejar de sonreír: a ella nunca he querido mentirle. Empecé esta vez por el final porque la última página de un buen libro siempre te deja la boca abierta y era justo por ahí por donde quería que entrara.  

“No voy a quererte nunca, pero deberías probar a qué sabe una chica que ha nacido por segunda vez y aún no le tiene miedo a la muerte.” 

Al parecer cuando dices esa frase, luego te besan. 

Lo bueno de que te aplasten el corazón es darte cuenta de que tienes uno. Qué pena diría que me das cada vez que recuerdo el eco de tu pecho. Los dos primeros días los pasé en el suelo, las náuseas se pasaron el tercero, el peor fue el cuarto y aún veo gusanos en tu cara cuando miro por error una fotografía nuestra. Todo eso diría en un juicio y el polígrafo apenas temblaría. Qué mentira más mentira fuimos. Qué guapa te diría que sigues siendo si me quisiera seguir mintiendo.

Me gustaría que supieras que tú también tienes derecho a odiarme: nunca hubo ninguna mudanza. Sólo quería ver que me estaba equivocando contigo. Sí, por supuesto que trescientos kilómetros merecían la pena. Tenerla enfrente fue algo más que no tenerte a ti enfrente, fue saber lo que quería a mi lado. Me cegó su azul y te mentí mirando el tuyo. Un año después de aquello sus labios siguen teniendo el mismo sabor de la miel en donde ahora veo crecer nuestro árbol. Esa frase nunca fue para ti y ya es hora de que lo sepas.

Mi amor, nunca lo fuiste.

Nunca te quise.

Apenas doliste.

No recuerdo las facciones de tu cara, de tu voz sólo sé que me gusta más la suya, pero tu nuca sí la recuerdo, siempre me gustó. Ahí no hay mentiras, es la zona cero. Ojalá seas feliz, ojalá consigas ser algo para alguien. 

Anoche soñé contigo y estabas muerta y esto no es una metáfora ni un juego de palabras, es sólo que anoche soñé contigo y han vuelto las náuseas de los tres primeros días al pensar que a día de hoy puedas siquiera seguir pensando que todo lo que te dije el segundo último día fuera causa del dolor. No lo fue. Ya no dolías por aquel entonces. Ya no doliste más y sin dolor reitero las últimas verdades:

Fuimos un error. Nos cometimos. Deliberadamente nos hicimos. Caímos en nosotras mismas, nunca te quise. No te engañes, nunca fuimos. Con el corazón que ahora tengo te pido perdón. 

Te hubiese escrito antes, pero lo triste y cierto es que la vida sigue y siguió para ambas y no he tenido tiempo ni ganas de hacerlo, que es la forma más suave que se me ocurre de decirte que no me he acordado de ti hasta hoy.  

Y por si aún los ves, dile a mis fantasmas que no te persigan, que no se engañen, ellos tampoco querrán nunca saber nada de ti. 



Mónica Gae.

32 comentarios:

  1. Es increíble el dolor y el amor que transmiten en tus palabras... La manera en que fusionas esas dos emociones tan fuertes y haces que no sepamos si reír, llorar, soñar contigo o morirnos.
    Simplemente, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer seguir sintiendo, las gracias las debería dar yo.

      Eliminar
  2. Ay Lady Gae, otra vez lo haz vuelto a hacer, otra vez que me dejas sin poder definir la perfección de tus palabras. Qué ganas de volver a verte, tía.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Estaba leyendo tu libro, me he metido en tu perfil y he leído esto, me has dejado en blanco. Hay trozos que los he leído como unas 10 veces. Duele, duele lo que escribes y mas porque lo haces desde el corazón. Algunas veces he tenido que parar para pensar y despues seguir leyendo. Y creo que yo también he sentido algo parecido a eso y yo no lo hubiese podido describir mejor. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Echaba de menos esto. El no entenderte pero comprender a mi manera un sentimiento tan puro y ácido.
    Lo más bueno de escribir, la magia de leer, es esto. Tanta verdad encerrada en palabras que no tienen por qué comprenderse para disfrutarse y sentir.

    Me quito el sombrero, señorita Gae.

    ResponderEliminar
  6. Eres ese guantazo en la cara que la otra parte necesitamos para espabilar. Y esa otra parte que algunos jamás se han atrevido a ser.

    Supongo que gracias.

    ResponderEliminar
  7. Madre mia Mónica, cada letra te superas, me siento tan identificada con cada palabra, que ya tengo uno pero a este paso me tatuaré todo el cuerpo de tus frases.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. 'Y lo siento, por no sentirlo,
    y perdón, porque no lo tengo.'

    Algo así, supongo, siempre va a dolernos más el lado en el que estemos.

    Un abrazo, o dos.
    Fuertes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿De dónde es el cachito que has entrecomillado?

      Eliminar
  10. llevo dos días leyendo esto....y siento lo mismo...una mezcla de sentimientos. Es que Mónica hace que deje todo por leerla y entenderla.

    ResponderEliminar
  11. Me gustaría que supieras que si algún día estoy por las calles de Madrid solo sería para encontrarte a ti.. Sigo esperando que tu libro llegue a México, espero sea pronto :)

    ResponderEliminar
  12. Me encanta como escribes y todo lo que logras transmitir con cada palabra, ojalá pudieses escirbir más a menudo.
    Felicidades señorita Gae, ojalá

    ResponderEliminar
  13. Sería un deleiteq esas palabras que duelen fueran para mi... Que placer tan más ligero Tan más escalofriante q llegar a ser tu musa...

    ResponderEliminar
  14. Diosa de emociones, Reina de palabras, no puedo describirte de otra manera. El corazón se me estrujo, se hizo cachitos y se recompuso. Que bonita manera de decirlo todo, con un simple sueño. Sigue creciendo Gae. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. ¡De por Dioooooosss! " Estaba naciendo tanta poesía de nuestro dolor... qué estupidez, no crees?"

    ResponderEliminar
  16. "Con el corazón que ahora tengo te pido perdón."

    Estimada Mónica,

    hoy dices no quererla, ayer era tu todo.
    Por qué el hoy es verdad y el ayer mentira ?
    Hay rabia en ese perdón ... vale eso ?
    Acaso hay necesidad de perdones o arrepentimientos ?
    Los errores del corazón a veces parecen balas pero son simplemente errores que debemos saber aceptar, lograr verlos con el cariño y la ternura con los que los cometimos y crecer con ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En física teórica, a veces, se dan por válidos teoremas para poder avanzar a raíz de ellos hasta que un día, de repente, alguien descubre dónde estaba el error. El teorema se corrige y se intenta adaptar lo que gracias a él, aun siendo error, haya dado como fruto.

      Un día la respuesta la tenía delante de mis narices. Ha pasado tiempo, no hay dolor, ni hay rencor. Ojalá hubiese mínimamente algo. Agradezco y utilizo esa relación para saber con exactitud lo que jamás volvería a querer a mi lado. Es tan simple que parece un caos.

      Eliminar
  17. Hay algo que no logró entender, Mónica, me pregunto si hay un trasfondo en todo esto, quiero decir, de verdad no quieres a esa persona, o intentas creer que no la quisiste? Es que al final de cuentas, le has escrito tan maravillosas palabras y al proyectarme en ellas, yo le diría algo así a la persona a la que ame, que me hirió y que al final deje de amar por completo... Quizá con ayuda de alguien más, Y es tan triste cuando te das cuenta de que en la relación todo dolió más, que lo que se disfruto.... Entonces saldría de mi pecho palabras como estas (pero sin tanta perfección) No se, me he puesto a pensar más de lo que me gusta, han nacido en mi muchísimas dudas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es triste, querido anónimo, pero con la venda puesta es fácil creer que quieres. Me faltaba supongo una dosis en vena de realidad. Con los ojos abiertos y en el suelo, si miro atrás y recuerdo, la sonrisa se transforma en una mueca de angustia al siguiente segundo.

      La balanza da negativo.

      Eliminar
    2. ¿Cómo saber entonces si usas la venda?

      Eliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Eres mi chica de hielo favorita. Quería que lo supieras.

    ResponderEliminar
  20. Podrias grabar esta en vídeo? Es increíble y con tu voz tiene que ser mejor aún. Saludos:)

    ResponderEliminar
  21. Después de todo el tiempo, de todas las palabras dedicadas,videos, fotos, etc.todo tan perfecto viniendo de ti hacia ella.Dices que todo era mentira, que no la querías.
    Por mucho dolor que te haya causado, sea lo que sea que te haya echo,como puedes decir que todo era mentira,intentas convencerte de que no la querías? O realmente para ti fue todo una mentira? Duele leer estas palabras, me encanta lo que escribes, río, lloro...pero estoy confusa, me jode saber que a lo que un día llamaste amor de tu vida, lo que más querías y te llenaba, que ahora para ti haya sido eso, me duele por ti, entiendo que te haya defraudado o lo que sea,y solo pienses en decir esas cosas,pero piensa...igual la querías tanto que estabas cegada,hasta que abriste los ojos,y ahora ya no,y lo único que quieres es pensar que nunca lo has echo,para así estar bien y darle lo que para ti crees que se merece de tu parte, nada.

    De todas maneras,soy fan tuya,eres jodidamemte increíble y bonita,sigue trasmitiendo todo eso que nos haces sentir a la gente cualquiera, a tus desastres. Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Increible Monica Gae, una pena que hoy por trabajo no pueda estar en la caseta 27... espero al menos poder hacerme con el lbro , y ya conseguire que me lo firmes en otra ocasion ;)

    ResponderEliminar
  23. Recaída emocional, y lo primero que se me cruza por la cabeza: "vuelve a leer a Gae", sé que no escribes de mariposas de colores y lluvias de estrellas, pero es que así, con tus palabras puedo sentir que alguien más me entiene aunque no me escuche. :) Gracias.

    ResponderEliminar
  24. No sé si acabarás leyendo esto o no pero....

    Hace poco, por casualidad llegué hasta tus poemas que lees en youtube, nada más escuchar tu voz sentí que algo debajo de mis costillas empezaba a temblar. Tanto amor que desprendían tus palabras, amor hacía alguien, real o ficticio, pero hacia alguien, me hizo pensar en todo lo que perdemos por miedo. Ahora que leo esto, que no hace tanto que lo escribiste me pregunto qué habrá podido pasar en la vida de la chica enamorada, espero que este poema sea ironía, que sea mentira. Pero eso es sólo lo que espero, si no lo es, no pasa nada, no vale de nada alargar los finales, y sobre todo, sea de amor, odio, desamor, pasión o de la vida en general no dejes de escribir ni de, sobretodo, leer.

    ResponderEliminar

Ballantines & Coca-cola