jueves, 31 de mayo de 2012

Sin finales tristes ni finales felices. Sin finales.

Con cascos, como siempre, mejor :)



Pasarán los días y dirán que ya es verano, que la primavera le ha vuelto a ceder el turno como cada año. Pasarán los días, y mis manos se volverán de hielo, la playa se congelará y yo volveré a vivir en los pequeños momentos, en los puede ser y en los quizás que no llegaron. (En los muchos otros que debimos evitar.)

Pasarán las horas, y tú te encargarás de sabotear de nuevo mi corazón, avivando la llama siempre el segundo antes de apagarse, de volverse ceniza. Llegarán tus ojos deslumbrando lo que nunca supieron valorar, y yo, presa de algo más que ellos, volveré a engañarme con tus promesas.

Dime, ¿cómo podría evitar volver a entrar en ese laberinto de sábanas? No necesito más caricias de una noche, no necesito despertarme y hacerme la dormida mientras veo cómo muy despacio, intentas escapar de la cama sin hacer casi ningún ruido, parándote siempre un segundo antes de salir por la puerta, como queriendo inmortalizar algo que consciente, dejas escapar.

No te imaginas cuándo duele verte sabiendo que tú crees que sigo soñando. Cómo duele sentir tu respiración un par de veces al año siendo consciente de que quizás, sea la última vez que pueda sentirla.

Se acerca el verano, mientras escribo se acerca el verano.

A veces me gusta pensar que esta vez sí tendré valor para ser indiferente, para no caer en la tentación de tus lunares, para no ensimismarme con los millones de diminutas pecas que acompañan tu nariz, para no volverme de nuevo adicta al movimiento de tu pelo.

Sin embargo, una vez te dije que algún día, sería yo quien se volvería de piedra y sería yo quien escapase a las cuatro de la mañana por la puerta de la habitación.

Y este año ha pasado algo que me ayuda a pensar que ésa vez, es ésta vez. Este verano. Este Julio, Agosto y Septiembre.

-Que ya no quiero ni tengo fuerzas para seguir siendo tu marioneta; que ya he aprendido desnudarme de tus cuerdas.-

Y es que he conocido a alguien y, aunque apenas sabe de mi existencia, sabe que existo. Y eso es suficiente para alimentarme del ritmo de su corazón así como un día me alimenté del tuyo.

“Apenas sabe de mi existencia”, quédate con esa frase.

Porque bien sabes que mientras siga así puedo sobrevivir eternamente a base de sueños. Esta vez no cometeré los mismos errores que cometí contigo, esta vez, mantendré tanta distancia como sea necesaria con tal de que nunca pueda conocer cómo realmente soy.

Como he dicho, no volveré a cometer los mismos errores que cometí contigo.

Esta vez, voy a enamorarme de alguien que nunca intentaré tocar, que nunca podría probar. Voy a enamorarme como debería haberme enamorado de ti, en silencio, muy lejos,

..sin finales felices ni tristes,

Sin finales.



Mónica Gae.


PD: Si os gusta y lo compartis, me haríais un favor grande grande. :)



3 comentarios:

  1. tu voz te traslada a un paraíso de soñadores, gracias por ello!
    hay que vivir de sueños porque nos ayudan a la supervivencia!
    si tienes un amor, no dejes de luchar por él como digo siempre, y menos taparlo con otro clavo porque es autoengaño.
    Gracias por tus audio-videos!!

    ResponderEliminar
  2. Para que querer un final, si basta con el momento de dulces he inalcanzables placeres en los que porsupuesto el mayor eres tu, quien querria un final si basta con verte, escucharte y tenerte en medio de un pensamiento con el cual es mas que suficiente para seguir y seguir, así no es neccesario ningun tipo de final por mas triste o feliz que sea...

    []

    ResponderEliminar

Ballantines & Coca-cola