viernes, 21 de diciembre de 2012

Te busqué como se buscan los objetos perdidos: sin demasiada esperanza.

Te busqué como se buscan
los objetos perdidos:
-sin demasiada esperanza.

Hicimos el amor
como si no fuera aquella
nuestra primera ni nuestra última intención,
como queriéndonos dejar algo
para después,
para luego,
para nunca.


Te escribo ahora,
tarde como siempre,
porque
ya
sabes
que
no

escribir
en según qué tiempos verbales.

Te escribo ahora porque te he perdido,
tal y como estaba calculado
-el minuto antes de encontrarte.

Perdona, por tanto, si ahora sí me permito enamorarme de ti.

Ya
sabes
que
nunca
me
han
gustado
las
personas,
hasta que las hago personajes.

Ahi, entonces,
-aqui,
sí sé amar
y besar
y follar
y tratarte como te mereces:
-bien y mal.

Sobre el papel no hay caricia que se me resista
ni se fingen los orgasmos
ni los susurros de después.
Aqui puedo describirte con tan sumo cuidado
como si de volver a crearte se tratara.

Puedo hacer que digas
exactamente, lo que quiero escuchar,
puedo hacer que quieras quedarte,
y soltarte cuando yo decida echarme atrás.

Te escribo,
ahora que no te tengo
porque
es
la
única
manera
que

de
tenerte.

Aqui, sobre el papel,
eres tal y como imaginé,
no tienes defectos,
-y las virtudes las invento,
Aqui te creo yo
basándome en tu molde
pero partiendo desde cero.

esculpiendo tu silueta
como se esculpen las figuras más perfectas:
con la lengua y los dedos
y las manos y los ojos
y tu pelo y el mio
y tu piel y mis gemidos.

Te he conseguido hacer tan real
que casi te creo con los ojos abiertos
-que casi te quiero,
y es perfecto.

Tú no hace falta que vuelvas,
ni para irte
ni para quedarte,
y no es que no te eche de menos

es
que
desde
que
te
has
ido,

por fin te tengo.



Mónica Gae.

12 comentarios:

  1. Me parece bastante triste esta entrada. Pero es más sencillo idealizar cuando hay distancia, cuando alguien ya no está. Cuando puedes crear perfección entre tus mejores recuerdos y los deseos más inalcanzables.

    ResponderEliminar
  2. Increíble. Has conseguido describir pensamientos de alguien desconocido. Conmover es fácil, conocer no tanto (y lo parece). No me deja seguirte desde blogger pero buscaré la manera de perderme no un post tuyo ;)

    ResponderEliminar
  3. Te escribo desde la arena, la misma arena que ha acogido mis lagrimas despues de leer esto. Pero sonrio. Sigo sonriendo porque a pesar de lo que ha hecho que sienta, escucho tu voz y todo cambia, todo mejora. Porque no tengo mejor compañia que ver amanecer en la playa escuchando cada uno de tus audios, una y otra ves. Sin cansarme nunca de ellos.
    Patricia Leon

    ResponderEliminar
  4. Te he encontrado en youtube y te he escuchado. Tus poemas son geniales, transmiten calor y corazón. Aunque un poco tristes, que no sé si vienen acompañados con lluvia e invierno por eso.
    te leo. un beso

    ResponderEliminar
  5. Me encantan todos tus textos y tus audios... muchas gracias de verdad.
    PD: Me gustaría subscribirme, pero no sé muy bien cómo.

    ResponderEliminar
  6. Después de casi dos meses vuelvo por aquí sin ni siquiera saberlo (he visto el comentario anterior, que también es mío). He vuelto a caer en la impresión, en el impacto. Me has hecho volver a sentir(me). Gracias por tus palabras, por la dureza de las mismas.

    ResponderEliminar
  7. Te adoro:
    "Ya
    sabes
    que
    nunca
    me
    han
    gustado
    las
    personas,
    hasta que las hago personajes".
    Yo me siento así muchas veces y no sabía como expresarlo.
    Besos. Visita mi blog: diariodemonatonken.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  8. Sin palabras. Te he leído un rato y de pronto encontré esta entrada, porque siempre que leo a alguien por primera vez voy al azar, a ver que encuentro hasta que me atrape.

    Desde el inicio me ha encantando tu estilo. Y esta entrada, simplemente me atrapó.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Monica, eres una gran poeta y llevas la emoción a tus palabras, pero me pregunto por qué es tan común entre los poetas -y los que no lo son- ese malditismo por autoboicotear las relaciones personales. No creo que valga la pena sacrificar una vida para extraer de ella migajas de poesía. Entre la vida y la poesía, me quedo con la vida (sin puede ser, endulzada de poesía)
    Miquel

    ResponderEliminar

Ballantines & Coca-cola