miércoles, 19 de septiembre de 2012

Mi Otoño en tus manos.


-..-.--..----..-.-.--.---.-...-.-..

a ver cómo le explico yo a mi corazón que no se tenía que enamorar. y menos tan así. y menos tan de ti. a ver cómo le digo ahora a mi espalda que basta de esperar. que estaba equivocada. que a lo mejor, solo a lo mejor, todo el mundo llevaba razón al decir que le diera tiempo al olvido. a ver cómo le explico yo a mi razón que ha perdido por completo el juicio y la cabeza y el norte y el sur. que ha perdido la maldita brújula. a ver cómo te explico yo a ti que lo que quiero, lo que quiero contigo es perder los pantalones.
en mi cama o en la playa o en un parque o en la mismísima Gran Vía. pero no volverlos a encontrar.

a ver, a ver cómo me explico a mi esta noche. a ver cómo te digo que te quiero conocer. más. más aún. más tú. más. dame un poco más.

Sobredosifícame de ti, que de algo tendré que morir, y si es en tu piel me parecerá una muerte deliciosa. me pareces-. una-. maldita-. delicia-.

pero tampoco me hagas mucho caso, que apenas te conozco. (o hazme caso precisamente por eso)

tú eliges.

y mientras eliges,  intenta decirle tú a mis dedos que paren. que paren de escribir. que aún te tienen que buscar un nombre y Diciembre y Primavera ya están cogidos y tú te mereces uno igual de bonito.

o más.

a ver quién tiene valor para llamar primero. a ver quién escribe antes a quién y saluda con lo que será uno de tantos saludos. a ver, a ver cómo consigo dormir ahora. cómo le digo a mis ojos que paren de recordar los tuyos. que la noche estaba tan preciosa porque la miraba a través de tu piel. y qué piel.
y qué boca.

¿o fue un sueño?

me pregunto cuándo me atreveré a tocarte. cuándo te escribiré la primera carta, a mano, perfumada, bajo la almohada. cuándo me invitarás tú a cenar y cuándo a cambio yo te prepararé el desayuno.

el café.  

 me pregunto si te gustará el café. si preferirás una o dos cucharadas de azúcar. yo prefiero cinco. quizás tú lo prefieras solo. me pregunto cuándo te lo preguntaré. con qué cara me mirarás. si sonreirás o no. si me besarás después. si moriré en ese mismo instante o querré vivir en tus labios eternamente. me pregunto, maldita sea, por qué estoy escribiendo con esta cara de idiota. por qué no puedo parar de escupir semejantes tonterías. por qué si apenas te conozco. quizás, quizás no pueda parar precisamente por eso.

quizá-. (no)-. deba (mos)-. querer-. parar-.




¡pero qué día tan bonito! ¿no crees? ya se nos ha hecho de día y el sol sin avisar. yo juraría que aún es media noche y míranos, las siete de la mañana. las siete y media. y tú de vuelta a tu realidad. y yo tumbada en la cama escribiendo esto. quizá mañana me conozcas con ojeras, pero qué más da. algún día te pediré ojeras. noches enteras. noches en vela. ojeras. dulces y bonitas ojeras.


creo que ya sé como voy a llamarte. te mereces una estación entera y la que llega quiero que tenga el sabor de tu voz.



dulces sueños, Otoño.


Mónica Gae.

6 comentarios:

  1. Querer parar es absurdo. Cuando uno empieza a avanzar no importa nada. Sea lo que sea. No te cuestiones los sentimientos, siéntelos.

    ResponderEliminar
  2. Ainsss!! Si es que ya no se que decirte, se me acaban las cosas bonita, y pa bonita tu!! Que gusto da leerte, que placer da saber que alguien puede sentir eso y mucha mas por otra persona, y que orgullo siento de haberte conocido!! :) gracias por otra obra de arte señorita, de verdad, gracias!

    ResponderEliminar
  3. Escribes poesía, de esa que te arranca los sentimientos sin anestesia. Escribes poesia al ver que no viene, que esperas algo en vano. Porque sabes que es en vano, y aun asi, esperas como espera el que ve pasar la vida un dia tras otro, detrás de un espejo lleno de gotitas cada vez que llega el invierno o el otoño, tu otoño. Me recuerdas al humo de un cigarro cuando se consume. El procedimiento es tan lento y tan rápido a la vez.. Mírate, podrias tener el mundo a tus pies, y es esa persona la que está haciendo de ti un mundo. Su mundo, sin tan siquiera preveerlo. Venga, date un respiro. Te sentará bien un café triple con mucha leche condensada en la orilla de la playa. Cierra los ojos y piensa en ti para escribir, porque ahora mismo quien escribe a través de tus dedos es la nostalgia, la marca de sus dientes en el hombro, madrid. Vamos a jugar.

    ResponderEliminar
  4. Ponle nombre a un sentimiento pa´que se quede dentro...
    De lo que he podido ir leyendo de ti, ya se que eres de esas personas que atrapan al escribir, por la sencillez de ser directa...
    Te sigo desde ya :)
    Yo he empezado hace poco con mi blog,te dejo mi dirección por si quieres pasarte...
    http://escaparateamipiel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Entrañable entrada narrada con una prosa certera.
    Nos leemos.

    Besos ;-)

    ResponderEliminar
  6. Otoño es mi estación favorita.
    Y leyendo esta entrada, creo que el nombre es perfecto.
    ¿Por qué me llegas siempre TANTO con tus palabras?

    Pd: ¿No tienes el gadget de seguidores? ¿Hay otra manera de hacerlo? (¿Hola? Llevo años en blogger y no tengo ni idea de seguir sin el gadget xD)

    ResponderEliminar

Ballantines & Coca-cola