sábado, 25 de agosto de 2012

telegrama urgente a quien quiera recibirlo.


(algún día)




algún día te diré la verdad sobre estos días. te diré que estaba destrozada, que me destrozaste, que me dejaste en la maldita cuneta aún con tu sabor en los labios. te diré que hiciste de mi un puto mosaico de mil piezas, que no tenías derecho a ello. te diré, te diré que hice autostop. te diré que alguien paró su coche y me ayudó a recoger los pedazos de tu huida. que sus labios también supieron besar. que sus brazos también me abrazaron. que me hice ovillo en su cuerpo y me arropó la espalda. te diré, maldita sea, te diré que no me bajes la mirada. que tú lo rompiste todo. que jamás, jamás tendrás derecho a replicarme nada. que nunca podrás culparme por haberme agarrado a un tronco de madera cuando fuiste tú quien decidió naufragarnos. que, antes de odiarle u odiarme u odiarte deberías mirarme a los ojos y explicarme por qué creíste que tanto dolor era necesario. deberías, joder, deberías darle las gracias por dejarme huir de ti consigo y deberías mirarte a un puto espejo cuando pretendas saber quién tuvo la culpa de todo esto.



Atentamente, Mónica Gae.

6 comentarios:

  1. ¿Qué más da quien es el culpable del dolor? Lo importante es que duele. Somos tan complejos que a veces la culpa no es de nadie. O es de todo el mundo a la vez. Lo mejor del dolor es que o desaparece o se aprende a llevar. También es lo peor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo me gustan tus comentarios señorica C, siempre me dan que pensar. Esto lo escribí hace ya un tiempo y me lo encontré hace poquito y me pareció curioso el releerlo y ver que, como tú dices, el dolor acaba siendo otro compañero más de viaje. A día de hoy puedo decir que duele, ya lo creo que duele, pero es otro tipo de dolor.

      Cuando lo escribí la herida estaba recién hecha y todo vino a raíz de que intentara hacerme ver que había hecho mal en "intentar" continuar con mi vida. Asi, entre comillas porque muy a mi pesar, cuando el dolor sigue es difícil avanzar.


      Un abrazo de esos de madrugada, y vivan los y las buhitas que aún seguimos despiertas :)

      Eliminar
  2. He conocido a gente así, que solo sabe provocar dolor y que parece motivarse con el dolor, porque no sabe actuar de otra manera. Gente que luego trata de quitarse culpas de encima y de añadir más dolor al dolor que ya han causado culpando a quien no deben.

    Todos herimos alguna vez, incluso sin querer, sin darnos cuenta. Lo malo es hacerlo de forma consciente y repetitiva

    ResponderEliminar
  3. Contigo siempre confundo la realidad de la ficción. Aunque en toda ficción hay una realidad...

    Mira tu pie derecho, ves una cadena agarrada a el?
    No intentes darle martillazos.
    Ignórala... y se romperá sola...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Mira tu pie derecho, ves una cadena agarrada a el?
      No intentes darle martillazos.
      Ignórala... y se romperá sola..."

      Por ésto. Por ésto merece la pena publicar lo que ni yo entiendo. A veces sólo hace falta el toque de brisa adecuado para volver a respirar. Tu comentario ha sido mi brisa esta noche.

      Eliminar
  4. Es impresionante como puedes sacar lo bonito de lo más horrible, y como haces que la gente, o por lo menos yo, se sienta comprendida, me encantaría aprender a escribir como lo haces tú, pero lo tuyo es un don, sigue escribiendo como lo haces, eres increíble

    ResponderEliminar

Ballantines & Coca-cola