sábado, 4 de agosto de 2012

(tres puntos y un punto y final)



Tomaré aire para escribir lo siguiente, pero.

Si alguien te saborea espero sinceramente sepa degustar tu piel como se debiera degustar un mismísimo Cabernet Sauvignon. Que su saliva aterciopele las heridas que con tanto placer y tiempo amansaría yo. Que no se disculpe por desgastarte en gemidos ni tampoco se moleste en intentar silenciarlos. Que aún no se ha inventado cojín para tal hazaña. Que encuentre ese punto sobre el cuál no puedes evitar retorcerte y estallar y morder todo aquello que alcancen tus dientes y destrozar la cama y destrozarme a mi. Quiero decir. A ella.

Que no deje de mirarte una sola milésima de segundo ni de besarte ni de lamerte ni de tocarte de arriba a abajo porque si algún día te pierde [te aseguro yo que] la almohada deja mucho que desear en mitad de la noche. Que coja un frasco vacío de cualquier olor y guarde ahí el de tu pelo despeinado tras la más placentera de las batallas. Que como un astronauta en mitad de cualquier planeta llegará un momento en que sus pulmones sólo admitan tu fragancia para respirar.

Que jamás y por encima de todas las cosas deje en ningún momento de decirte que eres el amor de su vida porque -disculpa mi lenguaje- qué estúpida sería de no querer serlo tras mirarte a los ojos.

[volveré a tomar aire para terminar esta carta pero.]

Si alguien te saborea espero que lo haga con cuidado, con dulzura, con esmero, saboreándote en vertical y horizontal y en 180 grados. Y vuelta a empezar.

Y que no diga que nadie le advirtió. Que esta carta no es sino lo que sentirá algún día de no hacer todas y cada una de las cosas que aquí dejo escritas. Que las haga. Díselo. Que las haga todas. En todos los idiomas y dialectos. Con todos los acentos y sin faltas de ortografía. Que cuide bien la letra y te cuide mejor a ti.

Que de lo contrario-.

se arrepentirá y se odiará y se castigará y morirá muy lentamente cuando una vez sin ti. (punto). Sienta que ha dejado escapar al amor de su vida.

Hazle llegar esta carta porque. (punto). Cómo no compadecer a otro ser humano que quizás. (punto). Pueda sentir esto que siento yo. (punto y final).


Mónica Gae.

6 comentarios:

  1. Con manuales de instrucciones, la vida sería mucho más aburrida. No sirve de nada pensar en lo que habríamos hecho de haber sabido lo que ahora sabemos, porque entonces no lo sabíamos. Realmente no sirve de nada mirar atrás y a veces parece que nos hayan diseñado con la cabeza girada y no supiéramos mirar hacia delante...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo solo quería admitir una derrota, un pasado. Tan sólo pretendía ahorrar el dolor a alguien que ahora me sustituye, intentar darle como tú dices, un pequeño manual que yo hubiese soñado con tener en su día. Era mi manera de despedirme, de saborear por última vez tantos recuerdos, de pasar el testigo, de sentirme en deuda e intentar evocar una sonrisa donde sin querer, un día, evoqué todo lo contrario.

      Eliminar
  2. Qué sientes? una experiencia vivida para seguir aprendiendo en la vida!! Todo es necesario para recorrer nuestra propia trayectoria: errores, caídas y maravillosas experiencias que dejan un buen sabor de boca y si alguna abandonas o tiras, algún motivo habría aunque pasado el momento sientas que te confundiste, porque no será así. A quién dejas ese manual? a tu amor perdido o a la persona que recoja ese amor? quizá si lo tiraste, no merecía la pena y haga daño también a la siguiente, quien sabe................ No des tantas vueltas a lo ya vivido y dejado en una esquina, piensa mejor: él se ha perdido algo bueno y tú podrás ofrecerselo a un mejor postor!!

    ResponderEliminar
  3. La vida son recuerdos, momentos, y supongo que una despedida eficaz es mejor que una continuciòn sin guion, las cosas se dejan atras cuando llega el momento, no antes ni despues.

    ¿Conoces el enfado? supongo que si, y es lo que ahora recorre mi cuerpo al saber de nuevo que ese "alguien" a sido tan predecible y no ha sabido valorar lo mucho que tenia en frente...

    Mi amado libro, mi poesia preferida, hoy tenemos una pagina mas de tus letras, hoy vuelbo a retomar el rumbo de tus palabras, ¿sabes? la capacidad que tienes para envolverme en tu melancolica, adictiva y loca vida es delirante; Podria caer una y mil veces mas en tus desenfrenos paralelos, y al mismo tiempo podria detenerme sin nisiquiera querer entrar en ellos.

    En fin, veamos el lado positivo, y ese es que sabemos que llegara el momento preciso para que veas entrar a ese "alguien" que mueva tu mundo y tu el de el... llegara el momento indicado para que estes con la persona que complemente tus sentimientos.

    Y por ahora, sigue soñando con los ojos abiertos que yo seguire amando a mi inigualable libro preferido, el cual, lleva tu nombre.

    []

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta forma tuya de escribir, esas precisas palabras, juraría que te conozco y -casi- me atrevo a imaginar un nombre. Quién sabe si acierto en mis suposiciones. Tanto si es así como si no, esa forma tuya de escribir, despierta una curiosidad nada saludable, casi enfermiza,

      ¿quién eres? -si me permites ese ataque a tu voluntario anonimato-

      Eliminar
    2. Tu y yo vivimos a bases de sueños, a bases de realidades, vivimos esperando sin tiempo la vida de distintos contrastes, y sabes, sombreamos el destino de nuestros discípulos o incluso maestros, cantando canciones a medias, y recitando poesías abstractas.

      Juguemos a jugar, juguemos a disfrazarnos con otros cuerpos, con otros nombres, con otros rostros, ¿que dices?, ¿juegas conmigo?, juegas a buscarnos en cada beso que nos separa y nos une un poco, ¿juegas a acariciarnos con distintas manos?, juegas a amar al amor sin perder, sin ganar, sin remordimientos, sin rencor, sin ti… sin mi… ¿jugamos a jugar?


      P.D. Por cierto, acabas de despertar mi curiosidad, ¿quien cres que soy? lo pregunto porque, si hablo con sinceridad no crei que supieras mi manera de escribir, y pensar que lo sabes, eso es nuevo para mi.

      []

      Eliminar

Ballantines & Coca-cola