jueves, 16 de agosto de 2012

Tiene cuatro llamadas perdidas.


Nota: para los que aún no lo sepáis, cuando escribo sobre Eme o Michelle o Hache es PURA FICCIÓN. todos los veranos me da por intentar escribir alguna novela -la cual acaba en la papelera de reciclaje apenas empezar Septiembre-  y ésta entrada como algunas otras es sólo parte del intento de este Julio y Agosto tan calurosamente fríos. espero que os riáis un poco con esta entrada. basta de ñoñerías (por esta noche) ;)

(...)


a veces tengo la sensación de que la tecnología intenta darme por culo con esas malditas frases hechas. manda cojones. como cuando se peta el wifi robado del vecino y aparece, en medio de la pantalla de tu ordenador, sin avisar y en un cuadrado rojo lleno de exclamaciones “la ventana se ha cerrado inesperadamente. ¿desea intentar abrirla de nuevo o prefiere reiniciar el sistema? y tú, puesta hasta las cejas de buscarle últimamente el doble sentido a todo, te quedas con cara de gilipollas.

como cuando el contestador de casa te recuerda que nadie te ha llamado. “tiene – cero – mensajes” exclama esa voz robótica con aire de superioridad y así. haciendo una pausa en cada palabra por si acaso no te ha quedado claro la soledad de tu vida. que por otra parte, -disculpen el lenguaje-, yo no he visto en mi puta vida un contestador de esos. debe ser cosas de pelis americanas.

a lo que íbamos. que me voy por las ramas y luego no hay quién me baje.

anoche me llamó Paul. cuatro veces. supongo que iría hasta el culo de esa mierda que le ha dado por pillarse ahora y le apetecía follar un rato. hay que ver cómo cambian los tíos cuando van colocados. conocí a Paul la Navidad pasada y me pareció un chaval de lo más encantador. de hecho, desgraciadamente, lo es. no sé qué hace detrás de una tía como yo. pero eso ya se lo he advertido.

quien avisa, no es traidor.

el caso es que me encanta la forma que tiene de mirarme, como si no hubiese roto un plato en mi vida o fuera de esas tías diferentes que sólo encuentras una vez en tu vida. desde que le conté mi historia con Hache piensa que lo que soy, es sólo una mera fachada. puro teatro. pasen y vean. él qué coño sabrá, 
al menos folla bien.

él es de aquí, de Madrid, y como yo, natural de Barcelona. eso suele bastar como conversación de después hasta que se ducha y yo me invento cualquier escusa y acaba por desistir y marcharse con el rabo entre las piernas, nunca mejor dicho.

-¿has ido últimamente a la Barceloneta? han puesto unas farolas tipo after de discoteca que rehúyen la intimidad como quien acaba de meterse una cabeza entera de ajos en la cena para luego salir de cacería.
-no será para tanto, la Barceloneta me parece un paseo precioso.
-por favor, sabes tan bien como yo que por la noche se peta de jóvenes imberbes intentando echar un desesperado polvo con su novia de quince años.
-eres una exagerada, Michelle.

Paul nunca me llama Eme. creo que quiere parecer diferente aunque. quién sabe. quizás lo sea. normalmente nadie me llama Michelle a no ser que me acaben de conocer, se trate de una conversación seria o le de morbo el nombrecito en mitad de un polvo. que oye. raros hay por todas partes y créeme-.


la verdad es que, esto de tener piso propio es una gozada. pagamos un ojo y medio de la cara y un cuarto de pulmón cada mes pero. estar en el centro de la capital merece la pena. a 12 minutos de Sol, qué placer. eso si, tienes que tener cuidado de a quién metes en tu cama. a mi personalmente no me mola eso de que tíos a los que solo me voy a tirar una noche sepan dónde vivo. qué mal rollo. luego se ponen cachondos a las cuatro de la madrugada o discuten con su novia y aparecen en tu puerta. y a ti se te queda esa cara de cuando estas haciendo una mamada y no te avisan. serán cabrones. qué asco. luego no te quitas esa sensación pegajosa ni pegándote la ducha de tu vida.

en fin. por las ramas otra vez.

será mejor que llame de una vez a Paul. espero que esta vez haya comprado los condones él.


 Mónica Gae.

6 comentarios:

  1. Espero que esta no se vaya a la papelera...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, normalmente no pasan de las 40 páginas, y con ésta llevo unas 120, pero no sé yo, lo que estoy publicando "no dice nada" irrelevante, el plato fuerte, Hache, que es en realidad el BUM de la historia, dice -demasiado- y no puedo evitar reflejarme y separar el personaje de la persona (no sé si me explico), el caso es que tendré que pensárlo seriamente.

      Me llamó una Editorial hace unas semanas (y esto lo escribo con una sonrisaza en la boca) así que quién sabe. Aun así a mi no me suele gustar demasiado lo que escribo pasadas unas horas.

      Eliminar
    2. ay, ay, pensárlo, con tilde. qué original yo.

      Eliminar
    3. Supongo que el inconformismo humano hace que las cosas a veces sólo nos gusten durante unas horas, pero a veces hay que hacer caso a la impulsividad (Todos los defectos que le saques después son intencionados, estás buscando encontrar cosas malas y así lo consigues).
      Piensa seriamente, o no lo pienses tanto. Hagas lo que hagas confío en que nos gustará leerlo.

      Eliminar
  2. Jajaj no sé si será porque te leo desde hace poco, o porque estaba con una terrible empanada en la cabeza, pero este texto ha sido como una carcajada en medio del más funesto entierro. Sorprendente y... todo lo demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y tú y la señorita C. me habéis alegrado la noche con estos comentarios, me hacéis amaros con al menos 987546 corazones grandes grandes :))

      Eliminar

Ballantines & Coca-cola